0
0
0
0
Días
0
0
Hrs
0
0
Min
0
0
Seg

«Baños de bosque» una terapia que nos conecta con la naturaleza

Desde hace un tiempo, la vorágine del día a día ha hecho que los seres humanos estén siempre pensando en el futuro y en todo lo que hay que hacer por delante. Pareciera ser, que motivados por producir rápido y en gran cantidad como si el mundo fuera a acabarse, es la clave del éxito y ese ímpetu por lograrlo es tan grande que existe poca atención al aquí y ahora.

Y justamente, eso es algo que busca cambiar los Shinrin Yoku (terapia de baños de bosque), término acuñado por el gobierno de Japón a comienzos de los 80´ – e inspirado en un anciano budista llamado Shinto, – para dar nombre a una terapia promotora de la sanación través de la naturaleza, dado los beneficios que ésta otorga a la salud física y emocional de las personas.

La terapia es muy simple, pues consiste en apagar o silenciar el móvil (además de las preocupaciones), y caminar lentamente por un entorno natural en donde se disfrute y experimente con plena atención, a través de los cinco sentidos, dejándose llevar por el aroma de las plantas y árboles, el sonido del viento en las hojas y el crujir del suelo, atender a la gama de colores y texturas, incluso se recomienda llevar agua de hierbas o té para estimular el gusto también, entregándose por completo al momento presente.

¿Cómo nace esta idea?

Los japoneses vieron la necesidad de recurrir a este tipo de sanación debido a los altos niveles de estrés de su población y al aumento de las tasas de karoshi (muerte por exceso de trabajo), considerándose como un problema de salud pública con cerca de diez mil víctimas anuales, equivalente al número de personas que mueren cada año en accidentes de tránsito en Japón.

Según la última Encuesta Nacional de Salud, en Chile, cerca del 15,8% de la población mayor de 15 años tiene síntomas depresivos y 6,2% depresión. La Organización Mundial de Salud ha mencionado que Chile está clasificado como el segundo país de la OCDE que más ha aumentado su tasa de suicidios durante los últimos años, señalando también que más de un millón de chilenos tiene ansiedad.

Al parecer, la presión cotidiana y el exceso de trabajo están pasándonos algo más que la cuenta y la solución para contrarrestar esos efectos sería más simple y cercana: recurrir a la naturaleza para sanarse, ya que contribuiría a mejorar la concentración, aclarar ideas y despejar la mente y por sobre todo, estimular la creatividad.

Se cree que los principales responsables serían los fitoncidas, aceites esenciales volátiles producidos por plantas y árboles con fines de defensa frente a ataques de organismos como hongos, bacterias e insectos pero muy beneficiosos para los seres humanos, ya que al estar sometidos a ellos, aliviaría estados de ánimo, estrés y la ansiedad.

La terapia en Chile

En Chile, la terapia de baño de bosque ha sido una de las formas que encontró la Corporación Nacional Forestal (CONAF), para modernizar su gestión, motivada por su fuerte compromiso para la accesibilidad e inclusión social en parques y reservas nacionales y monumentos naturales en beneficio de la salud de sus visitantes.

Esta terapia, por el momento solo está en fase piloto ya que se están realizando capacitaciones para que se implemente a nivel nacional, sin embargo es importante destacar que CONAF con el apoyo de Forest Therapy Institute, Fundación Churque y la Universidad Tecnológica Metropolitana, ha elaborado la primera Guía para la Práctica del Shinrin Yoku, donde se pueden conocer los detalles para practicar un baño de bosque que tenga impactos en nuestra salud integral.

Te invitamos a experimentar los efectos que podría traer para tu salud pasar un momento al aire libre en plena conciencia, recibiendo un baño de bosque que libere tensiones y traiga a tu vida diversos beneficios.